LA PROXIMIDAD DA VIDA

Hay veces, en la vida que, la proximidad de ciertas personas es una fuente de alegría y plenitud. Esta es mi experiencia de vivir cerca de la hermana Marie Madeleine PORQUET, fmm, miembro de mi comunidad, de nacionalidad francesa y de la Señora Fati, una enferma y un caso social que residía entre los muros del Hospital Nacional de Niamey en Níger, donde yo trabajaba en la farmacia. Era una farmacia de carácter social, diseñada por las FMM para ayudar a ciertos enfermos y necesitados.


Retirada como enfermera, la hermana Marie Madeleine, empobrecida por el peso de la edad, aseguraba una presencia comunitaria en la oración, pequeños servicios a su alcance, acogiendo a todos los que acudían a ella y cuidando de las palomas domésticas.

Así que opté por estar cerca de ella en mi tiempo libre después de las horas de servicio y los fines de semana. A veces me escapaba de la farmacia y me iba a su casa diez minutos para escucharla, para molestarla un poco antes de volver. Así que, un día, pillé a una señora intentando estafarla. Al verme, la señora salió corriendo. Esta escena de intimidación podría haber ocurrido de otra manera si yo no hubiera llegado a tiempo. Así la engañaron muchos necesitados, pero ella dijo: ‘Feliz el misionero que se deja engañar buscando el bien de los demás’.A veces paseábamos por el barrio a su ritmo o conducíamos por la bulliciosa ciudad de Niamey para visitar a las familias que conocía, para admirar algunas de las infraestructuras renovadas, o lugares memorables como el río con sus bordes de hortalizas en flor o la primera casa de las FMM cerca del río, donde se podía ver la puesta de sol sobre el agua.

Siempre estaba asombrada por muchas cosas y esa era su alegría. Durante nuestros encuentros, compartimos muchas cosas, como la bofetada que recibió de un niño que tenía miedo a las inyecciones.
Otra cercanía que me marcó fue la de la señora Fati, que se había instalado en el hospital tras salir de la cárcel. Como necesitaba ser escuchada, mi enfoque consistió en acompañarla para ayudarla a integrarse en la sociedad y en su familia, de la que se estaba recuperando psicológicamente y con dificultad.

Recordando el adagio de la hermana María Magdalena: «Dichoso el misionero que se deja engañar por querer el bien de los demás», la ayudé a aprobar el examen de conducir en el que había insistido. Al principio, no creí que pudiera hacerlo, pero qué sorpresa me llevé cuando un día llegó, blandiendo su licencia, con la cara radiante de alegría. No dejaba de agradecer a Alá, su Dios, y de bendecirme por confiar en ella. Poco después, fue contratada en La Meca por otra señora. Desde entonces, su estatus social  cambió y la he visto florecer día a día. La hermana Marie Madeleine, por su parte, nunca dejó de mostrarme su gratitud, muy conmovida por las atenciones que le presté, especialmente unos días antes de su muerte.

Alabado y bendito sea mi Señor porque mi objetivo de cercanía se alcanzó, bajo la guía de su divina gracia.

 

Sor Victoire OUEDRAOGO,fmm

Buscar en

Noticias

Vídeo

Llugar de Encuentro

Liturgia